Amankay

Quarto Standard, (vista da montanha)

Talvez resulte impossível escrever sobre o Amancay, sem descrever a bela flor, o canto dos pássaros, a água dos riachos que corre entre as pedras na montanha, pelo perfume típico de um atardecer no bosque.
Amancay, una joven mapuche ofreció su corazón al guerrero Quintral y así poder salvar a toda la comunidad que sufría una epidemia de fiebre.
Verdaderos solcitos de un amarillo anaranjado cubren grandes extensiones de la zona boscosa andino patagónica y su presencia ilumina los parques nacionales Lanín, Nahuel Huapi y Los Alerces.